YouTube y sus condiciones abusivas

Debido al trabajo que he estado realizando los últimos 13 meses como director de la televisión local de Cadreita: TeleCadreita; estoy haciendo muchos vídeos y subiendo casi todos ellos a YouTube. Por eso la cuenta TeleCadreita ha pasado de tener 5 vídeos a tener 195 vídeos. Me gusta editar los vídeos, en lo posible, por lo cual me he buscado una tarea a tiempo completo (aunque la mayor parte de las horas las meto voluntariamente). Al subir tantos vídeos me convertí en partner de YouTube, y apunté el canal TeleCadreita al programa de anuncios, de tal manera que te dan algunos céntimos cuando el usuario hace click en un anuncio que acompaña a tu vídeo. Me pareció fantástico, porque pensé que así recibiría algún dinero por el enorme esfuerzo que estaba haciendo al editar los vídeos y subirlos a YouTube. La sorpresa comenzó cuando empezaron a llegar notificaciones de copyright. Esto básicamente quiere decir que alguien reclama tener los derechos de una parte de tu vídeo. Y sólo por eso YouTube decide que mi canal, TeleCadreita, no va a recibir los céntimos de los anuncios, sino que esos céntimos van a ir a quién ha reclamado. ¿Y esas compañías discográficas y sociedades de gestión de autores piden justicia? ¿Qué hay de justo en la forma de actuar de YouTube? Aquí hay un doble rasero. A mi canal se le exige que tenga los derechos de todo lo que suba: audio, imágenes, etc, para cobrar los céntimos de los anuncios. Sin embargo, al que reclama el copyright de una canción que he puesto en mi vídeo le concede esos céntimos. Y una cosa es evidente. La empresa o sociedad de gestión que hace la reclamación del copyright no tiene todos los derechos del vídeo. Y esto lo tengo claro porque todas las imágenes de los vídeos que subo están grabados por mí o alguno de mis colaboradores. Y por tanto, TeleCadreita tiene el copyright de la imagen de esos vídeos. Por eso, en justicia, a esa empresa que hace la reclamación también deberían exigirle todos los derechos del vídeo para cobrar los céntimos.

De aquí se deduce que hay empresas que se están lucrando con mi trabajo. Pues paso unas 70 horas a la semana grabando vídeos, editándolos y subiéndolos a YouTube. (También los pongo en rotación en el ordenador a través del que se emite para la televisión local de Cadreita). Yo no soy abogado como  David Bravo, y no sé si me están hurtando al lucrarse con mi trabajo. Aunque mi sensación es que me están hurtando, porque ellos se llevan todos los céntimos y a mi canal TeleCadreita no le dan nada. Enrique Dans trató el tema de YouTube recientemente al hablar del vídeo de la NASA que YouTube retiró sin indagar quién tenía los derechos y recalcó el doble rasero de YouTube. Por eso sospecho que incluso alguna empresa hace reclamaciones falsas para llevarse los céntimos (Es mi opinión y no tengo evidencias).

Las citadas empresas dirán: ¡pues no pongas nuestra música! ¡¡¡Y eso es lo que intento muchas veces!!! Por eso suelo poner música creative commons, que incluso me permite ganar dinero, tal como serían los céntimos que da YouTube por los anuncios. Pero, como ya he dicho, TeleCadreita es un canal de televisión local y graba los acontecimientos más relevantes del pueblo, la aurora cantando en la Iglesia, la banda municipal de música, las fiestas del pueblo con la charanga tocando por las calles y en la plaza con las vacas. Por eso fue muy frustrante cuando al vídeo de la procesión de San Isidro le puse música creative commons libre comercialmente, e hice la atribución en la caja de descripción del vídeo, tal como requiere la licencia y me encontré con la sorpresa de que había una reclamación de copyright de una o varias sociedades de gestión de derechos por la canción “The sound of silence”, autor: Old friends: live on stage. Hasta hoy no me había dado cuenta de que este es el padre nuestro que se canta durante la misa. El mismo tipo de reclamaciones surgen cuando grabo a la banda municipal de música.

Ya está bien de que entreguen la parte del dinero que me corresponde a esas empresas abusonas, y encima vayan de perdona-vidas diciendo que esa reclamación de copyright no afecta al estado de mi cuenta. Porque sí, cuando te cruzas con una discográfica más abusona todavía quitan todo el audio de tu vídeo reclamado y te prohíben subir vídeos de más de 15 minutos. A mí me pasó y lo solucioné quitando el vídeo, reeditando el vídeo sin la canción reclamada y volviéndolo a subir.

¿Qué debería hacer YouTube? Lo que dicta el sentido común. Dividir los céntimos de la publicidad entre los que tienen los derechos de autor. La mitad para mi canal TeleCadreita, porque nosotros tenemos el copyright de todas las imágenes que grabamos y la otra mitad para los que reclamen alguna parte del audio.

Anuncios

Publicado el septiembre 7, 2012 en YouTube. Añade a favoritos el enlace permanente. 2 comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: