Archivos Mensuales: noviembre 2014

Orchard Music y el copyfraude

Ahora que estoy orgulloso de haber superado los 1000 vídeos en YouTube comienza de nuevo uno de los problemas que se repiten en YouTube: el copyfraude. No me gusta usar neologismos pero esta palabra define bien lo que pasa con frecuencia en YouTube. Hay empresas que hacen fraude usando el copyright como excusa. Una de estas es Orchard Music. Y cuando escribes en un buscador Orchard Music copyfraud aparecen infinidad de páginas que muestran que no soy el único que está sufriendo un fraude como se puede leer aquí y aquí. Y también hay muchos vídeos hablando sobre el problema como este, este otro o este también entre muchos otros.

¿Qué es lo que hace Orchard Music? En mi caso lo que ha hecho es poner una reclamación en tres vídeos que subí hace algún tiempo porque asegura que tiene el copyright de una canción que se llama Harmony, la cual tiene licencia Creative Commons BY.

Harmony con licencia Creative Commons BY, que permite su uso incluso comercialmente

Harmony con licencia Creative Commons BY, que permite su uso incluso comercialmente

O sea, que se apodera de una canción que es libre y que se puede utilizar incluso comercialmente. Pero es que por las normas de las licencias Creative Commons sí puedes cambiar las condiciones de tu obra, pero entonces ya no puedes usar una licencia Creative Commons. Sin embargo, la canción que me reclama Orchard Music ahora tiene una licencia Creative Commons no comercial tal como puedes ver en este enlace. Por tanto, Orchard Music no está cumpliendo las leyes de las licencias Creative Commons.

Harmony Reloaded ha cambiado la licencia Creative Commons original y ahora es no comercial. Este cambio supone un transtorno a los usuarios de esta música

Harmony Reloaded ha cambiado la licencia Creative Commons original y ahora es no comercial.
Este cambio supone un transtorno a los usuarios de esta música

Alguien puede decir, pues quita la canción y ya está. Bueno, pues esto es lo que he hecho con otro vídeo que estoy subiendo. Todas las canciones del vídeo tienen licencia CC –BY que permite su uso comercial. Al subirlo la primera vez me reclamó porque aducen derechos en dos canciones. Como todavía no le había dado al botón de publicar decidí quitar el vídeo de YouTube, quité las dos canciones puse otras dos libres comercialmente y volví a subir el vídeo. Me molestó que ahora reclamase otra canción que ya estaba en el vídeo la primera vez. Le he quitado esa canción y lo he subido por tercera vez. De momento no marca reclamación por copyright.

Aquí me molestan varias cosas. Si había 3 canciones que iban a reclamar porque no las reclamaron las 3 a la vez. A no ser que el objetivo fuera cansarnos para quedarse ellos las perras. Y la otra cosa que me molesta es que no tengo ninguna seguridad de que pueda seguir usando las canciones que tengo catalogadas en una carpeta como libres comercialmente. Precisamente para no tener estos problemas es  por lo que las licencias Creative Commons afirman que NO se pueden cambiar. Pues de lo contrario carecemos de una seguridad a la hora de elaborar los vídeos. Por eso ahora, siempre que puedo, cuando pongo un trozo de vídeo a cámara lenta, como el sonido original se distorsiona, lo que hago es describir lo que está pasando en la escena con mi propia voz. Así nadie viene a reclamar nada en los vídeos que tanto trabajo me cuesta editar.

Y si la música Creative Commons me está dando problemas últimamente, la que tiene copyright es un abuso y una burla. Cuando empecé a subir videos a YouTube a veces subía alguno con música conocida. Era muy desgradable comprobar cómo al cabo de un tiempo te dejaban muda una parte del vídeo y después te dejaban mudo el vídeo completo. Y la única solución hasta ahora es eliminar el vídeo, cambiar la música, renderizar el vídeo y volverlo a subir. Por eso yo pido que YouTube muestre una lista de canciones que van a dejar tu video mudo. Así ya sabemos qué canciones no tenemos que incluir en nuestros vídeos. Esto se llama transparencia. Porque lo que están haciendo ahora es torearnos.

Y quiero aprovechar para resaltar una vez más lo que ya he dicho en otras ocasiones. Es un abuso que las discográficas se queden con todos los céntimos de los anuncios de un vídeo. Es un claro desprecio al trabajo de los partners de YouTube. El sentido común nos dice que por mucho copyright que tengan esas discográficas, si los usuarios de YouTube no graban unas imágenes interesantes y se toman la molestia de editarlo y subirlo a YouTube no tendrían la posibilidad de poner un anuncio. Lo justo sería que se repartiese el dinero entre los que tienen los derechos del audio y los que tienen los derechos de las imágenes. En este momento parece utópico, pero estoy seguro que en algún momento YouTube tendrá que admitir esta evidencia. De la misma forma que ahora nos dejan compartir los céntimos que genera un vídeo cuando cantamos una canción. Pues la SGAE puede tener los derechos de  la composición de una canción, pero si la interpreto yo, es evidente que no tiene los derechos de mi interpretación. Ha costado unos años, pero esto ya se ha conseguido.

Si para monetizar un vídeo me preguntan si estoy seguro de tener el copyright de tanto el audio como las imágenes; la misma pregunta se debería hacer a las discográficas. Pero hasta ahora las discográficas son unas privilegiadas que pueden monetizar vídeos sin tener el copyright de las imágenes. Y de esto estoy bien seguro porque yo no les he firmado nada.

ACTUALIZACIÓN

Hoy he aterrizado por casualidad en el vídeo en el que hice la apelación hace tres días y me ha sorprendido ver que estaba monetizado. He mirado los otros dos vídeos que tenían la misma canción y que había sido rechazada la impugnación y he visto que también estaban monetizados. Así pues, el viernes hice la apelación y hoy lunes ya habían quitado la reclamación por copyright. Pero ni un mensaje para avisarte. En cualquier caso, encantado de que se haya resuelto rápidamente. Y la prueba de que es un fraude consentido por YouTube, pues no los castiga y los elimina del sistema. Sin embargo, a los partners sí nos amenaza con echarnos. Evidentemente hay dos formas de medir, como he recalcado a lo largo del post. Las discográficas tienen unos derechos que no se merecen.

Anuncios

Apuntando a la luna. La estafa de Bankia

Lo que están haciendo los medios de comunicación en su mayoría es como el cuento del sabio que apunta a la luna y el necio se queda mirando al dedo. Quedarse mirando y analizando el gasto de más de 15 millones de euros que han hecho los consejeros de Caja Madrid es como el necio que se queda mirando el dedo. Sí, es verdad que gastaban el dinero como si fuera propio. Pero lo importante son los 23.000 millones de euros que la caja ha necesitado para recuperarse de las malas inversiones hechas. Y esa es la luna a la que los medios deberían apuntar. Las tarjetas black sólo era el pago que se hacía para comprar los votos y el silencio de estos consejeros para que el presidente de Caja Madrid pudiera hacer unas maniobras financieras que empujaron a la caja a esas pérdidas de 23.000 millones. Por eso, la fianza impuesta a Rodrigo Rato y Blesa debían haber sido esos 23.000 millones que Bankia ha perdido debido a su mala gestión.