Archivos Mensuales: diciembre 2014

Los corsarios tienen salarios millonarios

Ahora que en España está de moda la transparencia y nos hemos enterado del salario del presidente, ministros y muchos altos cargos del gobierno nos hemos enterado de que un grupo de hackers ha atacado Sony. No es la primera vez que pasa algo así. El grupo se autodenomina GOP (Guardianes de la paz). Entre otras cosas han publicado en Torrents algunas de las películas que Sony iba a estrenar el año que viene. Sony se ha defendido sembrando muchas copias falsas para que así sea más difícil encontrar la buena.

Pero lo que más me ha llamado la atención es la publicación de los salarios de los altos ejecutivos. Que por cierto, el 94% son hombres y el 88% blancos. Hay 17 personas que cobran más de un millón de dólares al año, que al cambio actual son 814.000 euros y los dos que más ganan son tres millones de dólares que al cambio son 2.442.000 euros. Para entender un poco este escandaloso salario nos conviene compararlo con otros. En Estados Unidos un abogado suele ganar en promedio unos 70.000 dólares al año, un médico unos 100.000 y un científico unos 30.000. El científico con un doctorado y varios postdocs puede ganar más, pero generalmente va a ser el que más formación tenga y el que menos gane. En cualquier caso, todos estos salarios están muy alejados del millón de dólares que ganan los ejecutivos de Sony. Y mucho más alejados de lo que ganan las estrellas de Hollywood, que pueden ganar 45 millones de dólares al año, como Leonardo DiCaprio ó 18 millones como Cameron Diaz.

Salarios de 17 ejecutivos de Sony que ganan más de un millón de dólares al año.

Y yo que me creía lo que tantas veces nos repiten: que las industrias culturales, de las que Sony es una de las empresas más representativas, estaban perdiendo dinero debido a la piratería de sus películas. Pues la verdad. Ese salario no indica que están perdiendo dinero. Más bien todo lo contrario. Lo que indica es que están ganando dinero a montones y por eso se pueden permitir pagar a sus ejecutivos y a las estrellas de cine esos salarios escandalosos.

En España, los que tienen la suerte de ser mileurista ganan 14.000 euros al año con las pagas extras. Con lo cual estos ejecutivos ganan entre 176 y 58 veces más que un mileurista en España. Es evidente que su salario sale del alquiler de las películas a las salas de cine de todo el mundo. Y estas salas de cine ponen unos precios para ver las películas que son escandalosamente altos. Por eso, los corsarios son esos ejecutivos que se ponen unos salarios tan abusivos.

Hace poco fui al cine para ver la película Torrente 5. Era un viernes por la tarde y la entrada me costó 7,89 euros. Para comparar mejor con los viejos tiempos lo pongo en pesetas que son 1.315. Y me quedo asombrado al comprobar el montón de pasta que es. Y el precio del día del espectador es 5,29 €, que son 881 pesetas. Y aquí mi sorpresa es mayor todavía. Porque cuando iba al cine entre los años 1995 y 1997 el día del espectador la entrada costaba 250 pesetas. O sea, que ahora cuesta tres veces y media más. Y teniendo en cuenta que los salarios actuales son parecidos a los de 1997 es evidente que el precio actual del cine está muy inflado. Y esta es la razón principal por la que la gente va menos al cine.

Por todos estos motivos es inadmisible que las industrias culturales echen la culpa a la piratería de no ganar todo lo que quieren. Por eso, para vencer a la piratería  lo que deben hacer es reducir esos salarios millonarios que tienen tanto los ejecutivos como las estrellas de cine. Y hacer películas más baratas. De esta forma podrán alquilarlas a las salas de cine a menor precio. Por otra parte, las salas de cine tienen que reducir drásticamente el precio de las entradas. Si los salarios son los mismos que en 1997 entonces el precio del día del espectador debería costar 1,50 € y el precio del fin de semana 3 €. Y aquí ni siquiera estoy considerando la mejora en productividad que ha habido porque ahora un empleado corta las entradas para cuatro salas y antes había un empleado en cada sala.

Verán cómo de esta forma se volverán a llenar las salas. Y la prueba es que en las dos ocasiones en que el precio de la entrada ha sido 2,90 € las salas se han llenado. Pues más se llenarán si el día del espectador vale 1,50 €. Porque la realidad es que a los que nos gusta el cine seguimos prefiriendo una sala con pantalla grande, por más pulgadas que tenga la televisión de casa.

La noche en 24 horas y el cierre de Google News

El programa “La noche en 24 horas“ del 16 de diciembre, día en que Google News España cerró se hicieron algunos comentarios sobre el asunto que me sorprendieron mucho. El sesgo hacia periodistas de AEDE entre los tertulianos era evidente. Tan solo Eva Orúe comentó que los editores de AEEPP estaban en contra del canon AEDE. Estos sesgos ya son conocidos. Pero lo que me impactó es que dijesen que el gobierno tiene que prohibir a Google cerrar su sitio de noticias porque eso va a perjudicar a las empresas españolas. Y sacan imágenes del ministro Soria diciendo que algo se va a hacer al respecto.

Para que lo entendamos claro. Esto es como si estamos jugando una partida de mus. Me echan un órdago y no lo acepto porque sé que lo voy a perder. Y el contrario dice que tengo que aceptar el órdago a la fuerza. Cualquier jugador de mus va decir. ¿Pero de qué vas? Y el contrario dice, es que estoy arruinado y tienes que aceptar el órdago, porque sólo de esa forma me puedo reponer un poco. Y yo le digo, estás arruinado porque en vez de estudiar para desenvolverte en los nuevos tiempos te has dedicado a dilapidar toda la herencia recibida. Te has estado tocando las pelotas y ahora quieres que acepte un órdago que no me conviene para que sigas tocándote las narices. ¿Estás loco o qué?

Pienso que en España hay libertad de empresa y por eso AEDE se ha puesto en ridículo. Pero también ha puesto de manifiesto la corrupción, debido a la cual el gobierno ha incluido un punto en la ley de Propiedad Intelectual que sólo manifiesta la ignorancia de AEDE.

Y como los tertulianos no tenían argumentos siguieron diciendo más tonterías. Por ejemplo, Manuel Erice dijo que los medios de comunicación nativos digitales (que forman la asociación AEEPP) tienen ventaja porque no tienen el lastre de tener que editar en papel. Este argumento se puede invertir sin problema. Los medios de AEDE contaban con una ventaja excelente cuando surgió Internet. Tenían mucho dinero para invertir por todo lo ganado antes de la llegada de Internet y tenían un gran nombre con el que atraer a los internautas. Por el contrario, los medios nativos digitales eran unos desconocidos y tuvieron que hacer ímprobos esfuerzos para darse a conocer.

¿Qué ha ocurrido? Que los medios AEDE se tumbaron a la bartola y no quisieron estudiar y analizar el nuevo medio de distribución. Y a pesar de la ventaja con la que partían no quisieron prepararse. Por ello su derrota es consecuencia de su pereza y su desidia. Y sólo ellos deben pagar las consecuencias. Si sus periódicos no son rentables  QUE LOS CIERREN. Que ya otros han surgido para informarnos que son más eficaces.

Por otra parte dijeron que Google es una mala empresa porque paga pocos impuestos en España. Y que por eso tiene que pagarles a ellos. Bien. Google tiene que pagar impuestos al gobierno, no a AEDE. Y como al gobierno le gusta hacer decretos en este este otro artículo escribo mi proposición para que las empresas como Google paguen su ración de impuestos en España.

En conclusión, cuanto antes cierren los periódicos antes dejarán de perder dinero. ¿O no los cierran porque tienen ocultos intereses?

Hacer que paguen impuestos las multinaciones

Uno de los argumentos de los medios AEDE para que Google les pague es que es una mala empresa que no paga impuestos en España. Si bien es cierto que no paga en España los impuestos que debería, ello no implica que ellos tengan que recibir ese impuesto. Sobre todo porque Google no es la única empresa que actúa de esa manera.

Desgraciadamente la viñeta expresa una gran verdad. En nuestra mano, presionando al gobierno, está el que hagamos pagar a las multinacionales los impuestos correspondientes a nuestro país.

El caso LuxLeaks ha puesto de manifiesto una vez más las estrategias que utilizan las multinacionales para evadir impuestos. Para entender un poco el asunto puedes leer este artículo publicado en El Confidencial. En esencia son fraudes que utilizan estrategias de matriz – filial para falsificar las cuentas y de este modo no pagar impuestos en el país donde se realizan los consumos a cambio de pagar un impuesto irrisorio en Luxemburgo. Por ejemplo, Disney declaró unos beneficios de 2.000 millones de euros y pagó solo 2,8 millones de impuesto. Esto es 0,14%. Estratosféricamente alejado del 29% que pagan las PYMES en Luxemburgo. O sea, pagó 207 veces menos que las empresas que realmente realizan actividad en el país.

Y los paraísos fiscales actúan de modo semejante. Tienen leyes de secreto bancario de tal manera que cuando un juez comienza a investigar en España no puede avanzar porque le ocultan información. Se habla de prohibir  los paraísos fiscales, pero esto es algo complicado de hacer. Yo había pensado que se prohibiese en España la actividad de empresas que tuvieran filiales o cuentas bancarias en paraísos fiscales. Pero aquí el problema es que la gente se enfadaría por no adquirir los productos de su deseo.

El Reino Unido ha propuesto cobrar el 25% de los beneficios que empresas como Google obtengan en el país. El problema es cómo determinar esos beneficios, pues las multinacionales falsean las cuentas.

El objetivo es conseguir que las multinacionales dejen de operar con paraísos fiscales y con países que hacen acuerdos secretos. Por eso mi propuesta es la siguiente. El gobierno debe cobrar el 25% de los ingresos de la filial española. Algunos dirán, es mucho. Sí. Pero lo pueden evitar con la transparencia de sus cuentas y dejando de operar en paraísos fiscales. ¿Y cómo definimos los paraísos fiscales? Pues como aquel país que tiene una ley de secreto bancario y que se niega a informar de las transacciones bancarias de sus clientes cuando se lo solicita un juez.

De esta manera los ciudadanos obtendrían los productos de su deseo y las multinacionales realmente pagarían impuestos en los países en los que sí desarrollan su actividad. Si todos los países de Europa, Estados Unidos y los principales países asiáticos pusieran esta ley probablemente los paraísos fiscales quebrarían por falta de clientela.

El precio del petróleo bajando

El precio del petróleo está bajando desde junio. En esta gráfica se puede ver que ha pasado de 115 a 71 dólares el barril. Yo estoy encantado. Lo que me cuesta entender es porqué en las televisiones cuando informan de esta noticia se enfocan en las dificultades que van a tener Rusia y Venezuela, cuyas economías son muy dependientes del petróleo y van a tener problemas con los presupuestos del año que viene, pues si esto sigue así tendrán que reducir sus gastos en un 40%. Y yo me digo. ¿Por qué no dicen lo positivo que es para España? Porque con la gran dependencia energética que tiene España no cabe duda de que esta es una buena noticia para la balanza comercial española. Y para los ciudadanos es una noticia estupenda porque los precios de casi todos los productos pueden bajar un poco. ¿Tendrá algo que ver con el empeño que tienen en decirnos que la deflación es mala? Porque a lo mejor no es tan mala como nos quieren hacer creer. Ya que si los salarios están bajando lo normal es que los precios también bajen. Y si esto no ocurriese la razón sería evidente: porque las empresas aumentan sus beneficios. Aunque esto es lo que ocurre con las petroleras. Ahora estamos presenciando de manera descarada el efecto pluma en el precio del gasoil. El precio del petróleo ha bajado un 40% desde junio, pero el gasoil solo ha bajado un 3%. Y las excusas que dan son las propias de un estafador. La realidad es que antes de impuestos las petroleras venden el gasoil más caro en España que en otros países de Europa. Y el gobierno español cobra menos impuestos que otros países. Por eso el precio final del gasoil es más barato que en Europa. Es evidente que si tanto nos queremos parecer a Europa lo que el gobierno debe hacer es obligar al oligopolio de las petroleras a vender al mismo precio que en el resto de Europa y esa bajada de precio ser compensada en impuestos. Dicho de otra forma. Que ese beneficio adicional que tienen las petroleras en España se lo quede el gobierno (que somos todos).

Gráfica con la caída del precio del petróleo Brent (el de referencia en Europa) de junio a noviembre de 2014

Gráfica con la caída del precio del petróleo Brent (el de referencia en Europa) de junio a noviembre de 2014

Así, pues, me alegro que esté bajando el precio del petróleo. Y quiero que esa bajada se refleje rápido en el precio del gasoil.

Y el precio del petróleo debe seguir bajando ya que es fruto de la especulación. Es impresionante ver cómo en 1.999 el precio del barril era de 10 dólares tal como se puede ver en esta gráfica. El 11 de septiembre de 2001 se había duplicado a los 20 dólares. Y en 2008 llegó a los 145 dólares. ¡En ocho años se había multiplicado por 14! O sea, que había subido un 1400%. Para que entendamos el cambio. Imagina que en 1.999 ganabas 1.000 euros al mes (166.000 pesetas). Algo normal pues yo mismo tenía una beca predoctoral de 100.000 pesetas. Si tu salario hubiera subido el mismo porcentaje que el petróleo en el 2.008 hubiera sido de 14.000 euros al mes. Y la excusa no es que el petróleo se esté acabando. Lo hacen simplemente porque pueden. Es fácil imaginar que estos precios tan altos han contribuido en gran manera a que la crisis se prolongue en España, que es muy dependiente de los recursos energéticos del exterior.

Por tanto, sería bueno para España que siga bajando de los 70 dólares el barril y llegue de nuevo a los 20. Dicen que la subida ha sido por la continua demanda. Pero este argumento no se sostiene porque con la crisis la demanda bajó, sin embargo los precios han sido altos hasta ahora. También dicen que es una estrategia de Arabia Saudí para acabar con las empresas de fracking de Estados Unidos. Y que luego volverá a subir. Lo que parece evidente es que el mundo está en manos de la OPEP y pagamos lo que ellos quieren. Por eso, sería conveniente que España y Europa sigan invirtiendo e investigando para conseguir la energía por métodos alternativos y no depender del capricho de los países de la OPEP. Sólo cuando seamos independientes energéticamente dejaremos de estar al albur de las decisiones de los países de la OPEP. Debemos tener claro que el comportamiento de estos países no es por el bien de la humanidad sino para su propio beneficio. Y esto es antagónico con el beneficio de los países que no tenemos petróleo.

Por eso me sorprendió la decisión del gobierno de cobrar un impuesto por la electricidad que yo produzca con un panel solar en el tejado de mi casa. Cuando lo que deberíamos hacer es todo lo contrario. Este es el momento adecuado para poner paneles en los tejados de las casas. Los precios están empezando a ser competitivos y bajarían más todavía con la producción en masa. El objetivo es conseguir que con los paneles solares las casas sean autosuficientes. Y sería fantástico conseguir a medio plazo la energía suficiente para cargar el coche eléctrico en el garaje. De esta forma, las decisiones de la OPEP serían irrelevantes para nosotros, porque con coches eléctricos cargados con el panel solar puesto en nuestro tejado los ciudadanos ya no necesitaríamos petróleo. Y las fábricas tendrían paneles solares y aerogeneradores para hacerlas autosuficientes.

En este mundo ideal que estoy imaginando hay gente que perdería poder. Por una parte la OPEP, como ya he mencionado, pero por otra parte otros personajes que están mucho más cercanos a nosotros. A medio plazo las compañías eléctricas serían irrelevantes. Por eso ahora se entiende la importancia estratégica de colocar expresidentes en el consejo de administración de las centrales eléctricas con unos sueldos escandalosos. Este es un caso más de corrupción. Estos políticos están utilizando sus contactos para que la legislación conserve los privilegios de las empresas eléctricas a costa de los ciudadanos. Nada nuevo bajo el sol. Y esto no va a cambiar hasta que los ciudadanos tengamos el poder de legislar. No podemos dejar algo tan importante en manos de políticos que nos demuestran una y otra vez que legislan en contra de los ciudadanos y a favor de una casta económica que nunca queda satisfecha. Las herramientas ya están aquí. Nuestro futuro depende de que los ciudadanos elaboremos nuestras leyes. ¡Empecemos a exigir nuestro derecho a legislar!